viernes, 27 de enero de 2012

Karen Blixen con el seudónimo Isak Dinesen


Os recomiendo leer Memorias de África, de la danesa Karen Blixen (publicado con el seudónimo de Isak Dinesen).

El libro es un recuento de las experiencias que la autora vivió durante su estancia en Kenia, en los años 30 del siglo pasado. La narradora es una mujer inteligente, muy cultivada (hay numerosas referencias literarias en su relato) y, además, valiente y de gran fortaleza, pues dirigió sola su plantación de café en África durante muchos años.

El libro me gusta porque Blixen, baronesa por matrimonio, hace unas muy lúcidas reflexiones sobre la vida de la gente, tanto la nativa como la colonizadora, que la rodeó durante esos años. No hay clichés, ni paternalismo, en su mirada a la gente nativa. Además, el análisis hacia el resto de la gente europea de la colonia está alejado de sentimientos patrióticos o conquistadores. Quizás el ser danesa en una colonia británica le ofrecía esa lejanía necesaria para mirar el mundo con ojos críticos.

Me gusta especialmente el capítulo 3 en el que describe a las mujeres somalíes que vivían en su granja, que pertenecían a la familia de Farah, su sirviente durante todos esos años:

Su granja sigue en pie como museo en un barrio de Nairobi, aunque, desgraciadamente, como he leído en este blog:”En contra de lo que cabría pensar, a visitar el museo sólo van los turistas blancos. Para la mayoría de los habitantes de la capital de Kenia, Karen no es más que un barrio. “Es una historia de europeos. Para los kenianos, Karen Blixen no es más que otra hacendada blanca que vivió en Nairobi. No tiene nada de especial”, cuenta John, conservador del museo.”

Y sin embargo, Karen Blixen siempre estuvo comprometida con los kikuyus que fueron sus vecinos y se ocupó de buscarles un lugar para vivir cuando ella se marchó
La película Memorias de África no es exactamente una película sobre este libro, sino una película que relata parte de la vida de la autora, sobre todo centrándose en su historia de amor con el británico Denys Finch-Hatton. Aunque alejada del libro del mismo nombre, merece la pena verla, aunque solo sea por su maravillosa banda sonora:

No hay comentarios: