lunes, 11 de octubre de 2010

MITOS SOBRE LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

Derrocando mitos sobre la violencia doméstica:

• Mito nº 1: Los casos de violencia doméstica son escasos y no representan un
problema tan grave Falso. Las denuncias sobre este tema suponen en nuestro país
unas 20.000 al año; teniendo en cuenta que sólo se denuncia un 10% de los malos tratos
nos podemos hacer una idea de la magnitud del fenómeno. Las investigaciones más
recientes demuestran que un 38% de españolas (casi 7 millones) reconocen haber sido
maltratadas en algún momento de su vida. (Encuesta del Instituto Opina, 2000).

• Mito nº 2: Sólo en las familias marginales hay violencia Falso. La violencia
doméstica se produce en todas las clases sociales, sin distinciones económicas, de etnia,
de estatus, de nivel cultural,... Así lo avalan numerosos estudios (Hyde, 1995; Pérez del
Campo, 1995; Eriksson, 1997; Heise y col., 1999)

• Mito nº 3: Los maltratadores padecen algún tipo de enfermedad mental Falso. En
menos del 10% de los casos se han encontrado patologías mentales graves asociadas a la
violencia de género. El estudio de Belén Sarasúa y col. (1994), por ejemplo, habla de una
incidencia de entre un 5% y un 7% de enfermedad mental entre los maltratadores.

• Mito nº 4: Los hombres son violentos porque están en paro, la sociedad no les
ofrece alternativas y consumen sustancias adictivas Falso. Se intenta justificar la
violencia por circunstancias transitorias. Se ha demostrado que siguen siendo violentos
aunque no consuman y tengan trabajo, porque subyacen circunstancias más profundas.
En el caso del alcohol, son muchos los estudios que lo relacionan con el maltrato (los
datos oscilan entre un 25% y un 85% de maltratadores bajo los efectos del alcohol cuando
cometen el maltrato, pero también los estudios hablan de que el alcohol y otras drogas no
hacen que las personas se vuelvan violentas, pueden actuar como desencadenantes,
deshinibidores y agravantes, pero no son la causa.

• Mito nº 5: A las mujeres maltratadas les gusta que les peguen, de lo contrario no
permanecerían en una relación violenta Falso. Una cosa es un acuerdo
sadomasoquista entre adultos responsables y conscientes y otra muy distinta la violencia
de género. Hay un elemento fundamental que paraliza la decisión de abandonar una
relación violenta y es el miedo, al margen de los sentimientos de indefensión, la soledad, la
falta de apoyo,... Diferentes estudios hechos al respecto descartan la personalidad
masoquista como argumento para que las mujeres aguanten la violencia, pero establecen
otras causas como la escasez de estrategias de afrontamiento, dependencia emocional y/o
económica, temor a represalias, frecuencia, duración y severidad del maltrato, influencia
de las creencias religiosas, interiorización del rol femenino tradicional, déficits de
autoestima,... En definitiva, hay una amplia combinación de razones psicológicas,
económicas, sociales y legales para soportar una relación violenta.

• Mito nº 6: Las víctimas del maltrato a veces se lo buscan, lo provocan Falso. La
conducta violenta es absoluta responsabilidad de quien la ejerce. No se ha encontrado
ninguna evidencia de características psicológicas o patrón de conducta que prediga que
una mujer será golpeada.

• Mito nº 7: El maltrato emocional no es tan grave como la violencia física Falso. Si
es continuado puede provocar un gran desequilibrio emocional, y es más fácil eliminar un
hematoma que continuos insultos y vejaciones.

• Mito nº 8: La conducta violenta es algo inherente a la esencia del ser humano
Falso. La conducta se aprende a partir de modelos familiares y sociales que la consideran
un recurso válido para resolver conflictos.

• Mito nº 9: Las mujeres maltratan igual que los hombres, y los hombres maltratados
constituyen un problema tan grave como las mujeres maltratadas
Falso. Todos
los estudios que hablan de la incidencia de la violencia de género concluyen con que las
mujeres suponen entre el 80% y el 95% de las víctimas de malos tratos (Vázquez, 1993;
Rodgers, 1994; Pagelow, 1997; Echeburúa y Corral, 1998). Los estudios que utilizan
ciertos colectivos de hombres para argumentar que ellos son maltratados en idéntica
proporción se ha comprobado que han sido sesgados y sin perspectiva de género
(ejemplo, estudio de Murria Straus con la Escala de Tácticas de Conflicto, CTS).

• Mito nº 10: En el caso de que tengan hijos/as es mejor que aguanten Falso. Si la
mujer es agredida, las niñas y los niños presenciarán las humillaciones de su madre en
muchas ocasiones, convirtiéndose en testigos y/o en víctimas directas, produciéndoles
trastornos de conducta, de salud y de aprendizaje. Los niños incorporarán un modelo de
relación agresiva y las niñas de victimización.

• Mito nº 11: La violencia es asunto de la pareja implicada y no deben meterse otras
personas Falso : La violencia incluso en el ámbito privado es un problema de todos/as
( problema social y de derechos humanos ) y debemos tomar medidas de denuncia o de
apoyo a la víctima para que no peligre su integridad y su vida. Todos/as somos
responsables de esas situaciones conocidas y es vital el apoyo para que las víctimas
salgan del aislamiento que les han propiciado.

No hay comentarios: